Mendy: «Jugar en el Real Madrid era mi sueño de niño»

Ferland Mendy fue protagonista de una nueva entrega del programa Campo de estrellas, de Realmadrid TV. El lateral francés habló de sus inicios en el fútbol: «En mi barrio había un campo que estaba detrás de mi casa, justo detrás de mi bloque. Era un campo de piedras, con las porterías sin redes y allí fue donde empecé a jugar con los chavales de mi barrio. Cuando tenía el balón me encantaba regatear y hacer ruido cuando me iba de otro jugador. Jugué de delantero, luego de interior izquierdo y hasta hoy de lateral izquierdo».

“Mi sueño de niño era jugar con el Real Madrid y al final pude conseguirlo. Fue toda una satisfacción. Es un sueño jugar en el mejor equipo del mundo. No se presentan muchas oportunidades así en la vida y cuando te llega una hay que cogerla. El día de la presentación estaba muy nervioso por ver tanta gente delante de mí. Era la primera vez que me pasaba. Cuando salté al césped del Bernabéu estaba impresionado”.

Dar el máximo

“El día que debuté con el Real Madrid fue especial. Quería causar buena impresión, hacerlo bien… Sabía que contra el Bayern de Múnich iba a ser un partido complicado. Pero es un placer vestir la camiseta del Real Madrid y mi intención es darlo todo cada vez que me la ponga».

Lesión

“Fue con 14 años, casi 15, en la cadera izquierda. Que te digan con esa edad que el fútbol se acabó para ti, que no jugarás más… Yo pensaba que ya nunca cumpliría mi sueño. Estuve dos meses en el hospital con las dos piernas escayoladas. Ahí fue cuando entendí que tenía que volver a aprender a caminar. Empecé y estuve como cuatro o cinco meses en rehabilitación. Aprendí a caminar un mes más tarde. Aunque forzando bastante, porque me siguió doliendo durante uno o dos años».

«En el final de la rehabilitación, comencé a andar con muletas y después me enseñaron a caminar derecho. Toqué un balón un año después. Son cosas de las que no me olvido y que me hicieron más fuerte mentalmente”.

Su carácter

“Cuando era pequeño me encantaba hacer bromas. Ahora para hacer bromas tengo la barrera del idioma, pero en Lyon y Le Havre era muy bromista. Me encanta gastar bromas y reírme porque soy así. Es mi forma de ser: bromear con todo el mundo y contagiar la risa”.

“Siento que la gente de mi pueblo está pendiente de mí. Así que de vez en cuando me paso a visitarlos porque mis amigos íntimos siguen viviendo allí. Sé de dónde vengo. Vengo de muy abajo y después con mi progresión y mi trabajo, y si todo va bien porque el fútbol nunca se sabe, pero voy a ponerme como objetivo el máximo que pueda alcanzar”.

Autocrítico

“Cuando fallo sé perfectamente dónde lo hice. Hablo con mis hermanas al final del partido y sé que en esos minutos no lo hice bien. Por ejemplo, perdí cuatro balones en la primera parte y dos en la segunda. Soy autocrítico. Sé cuándo lo he hecho bien y cuándo no”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *